19/9/12

Imagen Profesional: Proyectas lo que realmente quieres proyectar?

Si un hombre desea tener éxito en el mundo de los negocios, debe aprender a vestirse correctamente en el trabajo; el cuidado en la imagen refleja tu profesionalismo, cultura y elegancia, y como te valoras en el ambiente laboral; una imagen adecuada puede generar buenas oportunidades y estrechar vínculos importantes.




Conocer los códigos de comunicación en la ropa también funciona para proyectar autoridad y accesibilidad. La ropa es un código de comunicación no verbal. Por la vestimenta de un hombre se sabe qué profesión tiene y su jerarquía en la empresa: operativo, mando medio, directivo. Por ejemplo, un código de autoridad en la vestimenta masculina es el uso de gemelos, o también llamados mancuernas, pueden no ser estrictamente de una marca cara, y siempre transmiten poder y autoridad.





La pulcritud es importante en el mundo de los negocios.  Un hombre de negocios respetable cuida siempre su higiene personal, esto incluye el cabello, salud de la piel, aroma, aliento, dientes, manos y uñas recortadas. La apariencia y vestimenta deben respaldar la posición que se tiene, o la posición a la que se quiere llegar. Si se ejerce un puesto de autoridad y liderazgo, la imagen proyectada debe mostrar: capacidad, conocimientos y experiencia.
Reconocer la forma del cuerpo es crucial para poder proyectar una imagen de alto nivel. De esa manera se podrá elegir acertadamente qué tipo de ropa te favorece. Más adelante entraré más detalladamente en este tema. En cuestión de imagen masculina, es importante tener algunas nociones sobre colorimetría, es decir, la armonía que guardan los colores que se usan cerca de la cara con el tono de cabello, ojos y piel. 
La imagen personal puede jugar a favor o en contra de un ejecutivo, es importante saber vestir. Un vestuario clásico con detalles refinados favorece la apariencia personal y ayuda a transmitir seguridad y autoridad. Los tonos lisos proyectan más poder que las prendas con patrones como rayas o cuadros, que comunican accesibilidad. 



Un líder puede ser formal y casual a la vez, según su estilo de liderazgo, pero esto no debe opacar su presencia, sino "atraer".